Poza de la Sal

Vista Poza

Poza es un lugarejo situado en la sierra entre montes muy ásperos, y en la falda de ellos, bajo una cima altísima fuera del camino, por lo cual hay pocas personas aun en España que conozcan este pueblo, que fue entonces ilustrado y dado á conocer por el destierro de tantos Embajadores; es de Juan de Roxas , y para él muy bueno, porque le produce gran renta, por la sal que allí se hace.

(Il viaggio fatto in Ispagna, ed in Francia dal magnifico M. Andrae Navagero, oratore del senato veneto a Carlo V Imperadore, Patricii veneti Oratoris et poetae clarissimi 1524 – 1526).

Poza de la Sal, actual nombre de la villa a la que se refiere este viejo texto del poeta y embajador veneciano,  está situada en el norte de la provincia de Burgos, en la comarca de la Bureba.

Lugar muy pintoresco, hoy es conocido principalmente por haber sido la cuna y el primer entorno vocacional del naturalista Félix Rodríguez de la Fuente.  Su verdadera relevancia histórica se debe, no obstante, a las importantes salinas de interior que allí se explotaron hasta la segunda mitad del siglo XX y que durante siglos aprovisionaron de sal a una buena parte del territorio norte de España. De estas salinas hoy solo quedan unos reducidos restos que no dan suficiente idea del impresionante espectáculo que podía contemplarse hace apenas unas décadas en el llamado Valle de Rusalado.

A juicio de algunos historiadores es muy posible que Poza fuera el enclave de la ciudad autrigona de Salionca y, con más probabilidad, de la ciudad romana de Flaviaugusta. Las antigüedades encontradas en la zona del Cerro del Milagro y La Vieja dan idea de los misterios históricos que encierran estos remotos orígenes de Poza.

En Poza nacieron dos generaciones de mis ancestros y en su cementerio está enterrado también mi padre, una figura central en mi vida. Por esta circunstancia, por los imborrables recuerdos de las temporadas que pasé en este singular pueblo y por la curiosidad y admiración que desde muy pronto sentí -y que nunca he abandonado- por sus gentes, su historia y su naturaleza, Poza se ha convertido para mí -con un sentido, es verdad, algo platónico- en una pasión. Algo así como un símbolo que integra algunas de las cosas que más amo y valoro en esta vida.

Comparto esta pasión con mi padre  -él ahora desde el Cielo-  y con mi hermano Javier y fue precisamente con éste último con el que me lancé a escribir el libro Páginas de la historia de Poza de la Sal (Ciudadela Libros, Madrid, 2011), que, por supuesto, dedicamos a nuestro padre, entonces en el tramo final de su peregrinación en esta tierra. Miguel Ángel Velasco, pozano y en aquellos días director de Alfa y Omega, nos escribió un generoso prólogo. Con el libro conseguí meterme más en serio con algunos de los temas que sobre Poza ya había esbozado en mi primer blog, al que -un poco pretenciosamente- titulé Salionca. Aportes para una guía apasionada de Poza de la Sal.

Desde entonces he seguido rastreando sobre esas líneas de investigación y voy abriendo algunos temas nuevos, con los que, modestamente, espero poder seguir haciendo alguna aportación para un mejor conocimiento de un pueblo al que Ortega y Gasset dicen que llamó Relicario de Castilla.

Estelas-casa de Poza de la Sal en el Museo Arqueológico Nacional

La escultura romana de Poza de la Sal (Burgos)

Estelas-casa de Poza de la Sal. Aclaraciones sobre las piezas de Llano de Bureba

Dos nuevas estelas-casa, de época romana, de Poza de la Sal

Dos nuevos libros sobre Poza de la Sal

Poza de la Sal en la literatura: “Cuerda de presos” de Tomás Salvador

Más sobre las estelas-casa de Poza de la Sal (y III). Museo de la Sociedad Martins Sarmento, en Guimarães.

Más sobre las estelas-casa de Poza de la Sal (II). La pieza de San Salvador de Oña

Más sobre las estelas-casa de Poza de la Sal (I). Las piezas localizadas en Gijón, Asturias

Poza de la Sal en “Sueños de Plata. El tiempo y los ritos. Fotografía en Castilla y León” (2011).

Salinas de Poza de la Sal. Filmaciones de los últimos trabajos

El sarcófago de Poza de la Sal o de la Adoración de los Reyes Magos

El sarcófago de San Millán, obra del Taller de la Bureba

La tradición del saludador en Poza de la Sal (y II)

La tradición del saludador en Poza de la Sal (I)

Estelas-casa de Poza de la Sal en el Museo de Arqueología de Cataluña

El filósofo Ortega y Gasset en Poza de la Sal

El enigma de las estelas-casa, de época romana, de Poza de la Sal (y II)

El enigma de las estelas-casa, de época romana, de Poza de la Sal (I)

Reportaje en vídeo sobre el Homenaje de Poza de la Sal a Félix Rodríguez de la Fuente, Alejandro Rodríguez de Valcarcel y Antonio Urcelay (15/07/1972)

Los lavaderos de Poza de la Sal, un singular conjunto etnográfico (y II)

Los lavaderos de Poza de la Sal, un singular conjunto etnográfico (I)

La epidemia de cólera de 1855 en Poza de la Sal, en la prensa de Madrid

Entrevista en Diario de Burgos: “El blog pozano de Urcelay”

“El Porvenir de Poza” y la llegada de la electricidad a Poza de la Sal

Poza de la Sal en el cine: “El disputado voto del Sr. Cayo” , de Antonio Giménez Rico (1986)

¿Existió en Poza de la Sal la sorprendente y desaparecida costumbre de “la Covada”?

Poza de la Sal en la literatura: “Gritos de independencia” de Reyes Calderón

Un manuscrito de 1806 sobre las antigüedades de Poza de la Sal (I). Introducción

Un manuscrito de 1806 sobre las antigüedades de Poza de la Sal (II). La documentación sobre los hallazgos

Un manuscrito de 1806 sobre las antigüedades de Poza de la Sal (III). El informe de Miguel Ortiz Otaño

Un manuscrito de 1806 sobre las antigüedades de Poza de la Sal (IV). Identificación de monumentos arqueológicos y epigrafías

Un manuscrito de 1806 sobre las antigüedades de Poza de la Sal (V). Conclusión

Un manuscrito de 1806 sobre las antigüedades de Poza de la Sal (VI). Apéndice: transcripción del texto de Ortiz Otañez

Un manuscrito de 1806 sobre las antigüedades de Poza de la Sal ( y VII). Bibliografía

Poza de la Sal en el cine: “Cuerda de presos”, de Pedro Lazaga (1956)

Poza de la Sal en la literatura: “Viaje por España” (1524-1526), de Andrea Navagero

Anuncios

4 comentarios en “Poza de la Sal

  1. Para quien como yo venera la tierra de sus antepasados es una delicia leer su web. Mil gracias por su empeño en dar a conocer la historia de un rincón como este. Un saludo

    Me gusta

    • Muchas gracias a usted. Es una alegría saber que le gusta lo que aquí voy publicando sobre Poza de la Sal. Y el encuentro, aunque sea virtual, con alguien que “venera la tierra de sus antepasados”, a mi me emociona… Un cordial saludo.

      Me gusta

    • Así es. ¡Cuánto tenemos que apreciar este tipo de iniciativas que ayudan a proyectar al futuro nuestra identidad y nuestras raíces! Aprovecho para felicitarles por su página sobre Padrones de Bureba. Me ha encantado. Saludos cordiales.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s