Galería (III). Nicolás Urcelay Alonzo (Mérida, Yucatán, 1919 – Tampico, Tamaulipas, 1959), “el Caruso del Mayab”

El tenor mexicano Nicolás Urcelay Alonzo (1919-1959)

Poco o nada conocido en España, el tenor mexicano Nicolás Urcelay Alonzo (Mérida, Yucatán, 1919 – Tampico, Tamaulipas, 1959) fue una celebridad en su país, especialmente en su región natal de Yucatán –el Mayeb-, donde todavía hoy es recordado y reconocido como uno de los más notables cantantes líricos de México.

Para el propósito de esta Galería es también significativo por su pertenencia a una estirpe del apellido Urcelay que, desde su llegada a México en el siglo XVIII, destacó como una de las familias más relevantes de la vida yucateca y que hoy tiene continuidad a través de sus descendientes.

Sigue leyendo

Anuncios

Galeria (II). José María Ucelay Uriarte (Bermeo, 1903 – Bilbao, 1979), pintor original

El pintor José María Ucelay en 1947

NOTA.- En el  recorrido por los personajes ilustres del linaje Ucelay o Urcelay llego hoy al pintor José María Ucelay Uriarte (Bermeo, 1903 – Bilbao, 1979), bien conocido entre quienes se hayan acercado a la cultura vasca del siglo XX. El que fuera también Director de Bellas Artes del efímero Gobierno Provisional del País Vasco del principio de la Guerra Civil, es uno de los dos Ucelay o Urcelay que figuran en el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia.

Sobre él y su obra pictórica y escenográfica hay publicadas bastantes referencias fácilmente accesibles.  Muy poco -por no decir nada- es lo que aquí podría yo aportar de novedoso sobre su semblanza humana y artística o sobre el contexto cultural en el que vivió. Me limitaré, por tanto, a presentar una reseña de esos aspectos, tomada de los biógrafos del famoso pintor, para centrarme después en su genealogía familiar por vía paterna, es decir la de su apellido Ucelay, y, por último, en alguna consideración más personal.

Sigue leyendo

Galería (I). Ángel de Urcelay Aldalur (Zarauz, 1904 -1992), sacerdote e impulsor de la música coral

Don Ángel de Urcelay en Zarauz en un verano de los años 60. Le acompaña su amigo el compositor Francisco Escudero (Foto: ERESBIL. Archivo vasco de la música)

NOTA.- En el contexto de mi interés por todo lo relacionado con el linaje Urcelay o Ucelay (ambos, originariamente, fueron el mismo apellido), inicio con esta entrada una recopilación o galería de biografías de quienes en el linaje han tenido mayor relevancia pública.

Solo dos Urcelay o Ucelay -la arquitecta Matilde Ucelay Maórtua (Madrid, 1919-2008) y el pintor José María Ucelay Uriarte (Bermeo, 1903-1979)-  aparecen entre las 40.000 biografías de personajes relevantes en la historia de España, desde el siglo VII a. de C. hasta la actualidad, recopiladas en el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia. Pero, como tendré ocasión de presentar en esta serie, hay algunos otros Urcelay o Ucelay que han conseguido notoriedad pública, mereciendo formar parte de nuestra memoria. Alguno de fuera de nuestras fronteras, como es el caso destacado del cantante operístico mexicano Nicolás Urcelay Alonzo (Mérida, Yucatán, 1919-1959).

Uno de ellos es precisamente la personalidad con la que arranco ahora esta serie: el sacerdote y músico Ángel de Urcelay Aldalur (Zarauz, 1904-1992). Y quiero que sea el primero por una razón sentimental: en mi propia familia era considerado nuestro “pariente” con más renombre.

Sigue leyendo

Conservar la memoria de nuestros antepasados

Urcelay«La familia, la actual con la que convivimos y la pretérita formada por nuestros antepasados, constituye nuestro humus vital y nuestro patrimonio hereditario, tanto en el sentido genético como en el de esos valores y costumbres que se transmiten de generación en generación a partir de la educación y las formas de vida.

Podemos así pensar que cada uno de nosotros somos en parte personalidades singulares e inéditas, pero en parte también mimetizamos y recapitulamos rasgos físicos y espirituales del linaje familiar al que pertenecemos, de la tradición familiar en la que estamos insertos.»

Sigue leyendo

Los pleitos de hidalguía en Guipúzcoa. Expedientes del apellido Ucelay o Urcelay (y II)

Repostero perteneciente a mi familia con las armas del apellido Ucelay o Urcelay

Explicada en la primera parte de esta entrada la finalidad y el contenido de los expedientes de hidalguía en Guipúzcoa, puede entenderse bien hasta qué punto estos documentos resultan fundamentales para la investigación genealógica de un apellido de aquel origen y para la reconstrucción de ramas familiares. En ellos encontramos, en efecto, muchísima información útil.

Hay que tener en cuenta que la elaboración de los expedientes de hidalguía se remonta nada menos que a la segunda mitad del siglo XV. Las Juntas Generales de Guipúzcoa fueron diciendo cómo tenían que instruirse, hasta que en 1773 se llega a la redacción de un procedimiento uniforme. Va además unido al mandato a todas las villas para que elaborasen su propio Libro de Matrícula o Padrón de Hijosdalgo, obligando a las familias que no estuvieran en regla a formar expediente probatorio (Instrucción de Olabe).

Sigue leyendo

Los pleitos de hidalguía en Guipúzcoa. Expedientes del apellido Ucelay o Urcelay (I)

Sello con el escudo originario de la Provincia de Guipúzcoa. 1514.

El antiquísimo reconocimiento en la Corona de Castilla de la hidalguía de las familias originarias de Guipúzcoa y Vizcaya es tema poco conocido para la mayoría de los españoles de hoy, si exceptuamos las grotescas reminiscencias de aquella realidad en la popular película de cine “Ocho apellidos vascos”.

Pocos saben, en efecto, que desde el siglo XVI existió, ya plenamente desarrollada, una presunción universal de hidalguía de guipuzcoanos y vizcaínos. Por ella, todos los solares o caseríos de estas tierras eran nobles y, por ende, lo eran también los descendientes de aquellos, independientemente de su nivel social. Es lo que el P. Manuel Larramendi llamó en el siglo XVIII el igualitarismo vasco, que no deja de ser un profundo sentido de la universalidad basada en el respeto de los fueros de la personalidad humana, como escribió el ilustre genealogista Juan Carlos de Guerra.

Sigue leyendo

El apellido Ucelay o Urcelay en las obras de los genealogistas García-Carraffa y Mogrobejo

En una entrada anterior me refería a las páginas dedicadas al apellido Ucelay o Urcelay en el fundamental Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa según el orden de las familias pobladoras, del gran genealogista vasco Juan Carlos de Guerra (pinchar aquí).

En otra entrada dedicada al escudo de armas del apellido reseñaba también las menciones del mismo erudito a nuestro apellido, en esta ocasión en sus Estudios de Heráldica Vasca (pinchar aquí).

Abordo ahora lo que sobre el linaje Ucelay o Urcelay escribieron otros grandes genealogistas de referencia, los hermanos Alberto y Arturo  García-Carraffa, y el continuador de su monumental obra, Endika de Mogrobejo. Casi todo lo que puede encontrarse publicado sobre nuestro apellido tiene su origen, con mayor o menor fidelidad, en estos autores, cuyos estudios han encontrado una amplia difusión.

Sigue leyendo

La casa y solar de Ucelay o Urcelay, en Zumarraga (Gipuzkoa)

portadaEstas pasadas Navidades he dado por terminada mi investigación -no poco laboriosa- sobre la casa y solar del apellido Ucelay o Urcelay en Zumarraga (Gipuzkoa).

Creo con ello haber completado bastante -y corregido en algunos aspectos-,  en base a nuevos documentos, lo que sobre los orígenes de nuestro apellido se había publicado hasta ahora, particularmente desde que a finales del siglo XIX vio la luz el Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa según el orden de sus familias pobladoras, del gran genealogista vasco Juan Carlos de Guerra.

Entiendo que también puede resultar significativo lo que he conseguido determinar sobre la sucesión en la titularidad de la casa y solar de Ucelay o Urcelay a lo largo de los últimos siglos y sobre su  localización física en la actual calle Kalebarren, el antiguo barrio de Zubiaurre de la villa zumarragatarra.

Sigue leyendo

El escudo de armas del apellido Urcelay o Ucelay

Repostero de grandes dimensiones con el escudo del apellido Urcelay, propiedad de mi familia

El escudo de armas es, junto con el solar y el apellido, una de las circunstancias que caracterizan exteriormente la antigua familia vascongada. El estudioso Juan Carlos de Guerra destaca, además, que el uso de los blasones probablemente se implantó en tierras vascongadas antes que en el resto de España, en concreto en los siglos XI y XII por influjo de Francia y Alemania.

En el prólogo de su imprescindible obra Estudios de Heráldica Vasca (Librería de J. Baroja e Hijos, San Sebastián, 1910), Guerra escribe:

Sigue leyendo

El apellido Urcelay o Ucelay en 1390: Iohan de Huçelay y Pero de Huçelay, “omes buenos” vecinos de Villarreal

escudo-feten1Doy cuenta de una nueva mención del apellido Urcelay (en este caso, en su variante Huçelay) en el siglo XIV, que se añade a la ya conocida de la Escritura de Concordia de Zumaraga y Villarreal de 11 de diciembre de 1383 en la que aparece citado Martin de Urcelay como uno de los vecinos de Zumárraga (ver Martín de Urcelay y los orígenes de la villa de Zumarraga. La Escritura de Concordia de  1383).

Sigue leyendo