Mis lecturas. “La fuerza del silencio”, del Cardenal Sarah: la novedad absoluta

Ha llegado el momento de rebelarse contra la dictadura del ruido que intenta hacer pedazos nuestro corazón y nuestra inteligencia. Una sociedad ruidosa es un triste decorado de cartón piedra, un mundo sin consistencia, una huida inmadura. Una Iglesia ruidosa acabará siendo fútil, infiel y peligrosa (pág. 275).

Este es uno de los párrafos fuertes del Epílogo que el Cardenal Robert Sarah (Guinea-Conakri, 1945) escribe al final de su libro La fuerza del silencio. Frente a la dictadura del miedo (*), presentado con el formato de un diálogo con el periodista francés Nicolás Diat.

Sigue leyendo

Anuncios

Mis lecturas. “Juan Belmonte, matador de toros”, de Manuel Chaves: se torea como se es

Una biografía de un torero, por mítico que éste sea, no es un reclamo atractivo para quien se siente ajeno al mundo taurino, como es mi caso. Solo la insistencia de mi hija Ichi y su pasión por el libro de Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897 – Londres, 1944) Juan Belmonte, matador de toros (1), me decidieron a arrancar con la lectura de este libro, cuya publicación se remonta al año 1935.

Y la verdad es que la obra cautiva de principio a fin, pese a los prejuicios iniciales que uno pueda tener. Me ha parecido una biografía originalísima, de altura literaria y una sorprendente variedad de registros. Una narración, además, con hondura de fondo, en la que llama la atención lo que hay de grandeza en el itinerario humano de Juan Belmonte (Sevilla,1892-Utrera, 1962), el torero que marcó un antes y un después.

Sigue leyendo

Mis lecturas. “Insumisos”, de Tzvetan Todorov: la firme resolución de resistir

Tzvetan Todorov (Sofía, 1939), un reconocido intelectual búlgaro emigrado a Francia antes del derrumbe del comunismo en su país de origen, ha reunido en “Insumisos” (1) un atractivo e inspirador conjunto de itinerarios individuales en los que, pese a la diversidad de perfiles personales y de los contextos a los que tuvieron que enfrentarse, aparece un rasgo común: la resistencia, por motivos morales, a la coacción dominante.

La propia experiencia del autor en un régimen totalitario y sus amplias investigaciones académicas en ciencias sociales, constituyen la base de las Motivaciones iniciales, la Visión de conjunto final y el marco de razonamiento -con el que no siempre he coincidido- para la presentación de los ocho ejemplos, todos ellos contemporáneos, seleccionados en el libro: Etty Hillesum, Germaine Tillion, Alexander Solzhenitsyn, Borís Pasternak, Nelson Mandela, Malcolm X, David Schulman y Edward Snowden.

Sigue leyendo

Mis lecturas. “Romano Guardini, maestro de vida”, de Alfonso López Quintás

He frecuentado bastante a lo largo de mi vida a Romano Guardini (1885-1968), aunque probablemente con poca profundidad. A él tengo dedicada una de esas estanterías especiales de la biblioteca, que en mi significa algo así como una marca de predilección y aviso de que tengo que volver a beber de esa fuente. En esto, Guardini es vecino físico de otro de mis manantiales de siempre, Manuel García Morente, como él buscador incansable de la verdad aunque por caminos algo diferentes.

Aun recuerdo cómo me marcó personalmente hace bastantes años el librito de Guardini “Las etapas de la vida. Su importancia para la ética y la pedagogía” (1). Tras descubrirlo compré un buen lote de ejemplares y se convirtió en regalo obligado para la gente que entonces me rodeaba… Una manía personal que se ha repetido con otros libros y que ahora acaparan Natalia Sanmartin y “El despertar de la señorita Prim”.

Sigue leyendo

Mis lecturas. “El despertar de la señorita Prim”: la belleza salvará al mundo

La primera vez que leí la novela “El despertar de la señorita Prim”, de Natalia Sanmartín Fenollera (*), quedé asombrado de cómo, a través de una trama y una escritura sencillas -envueltas en un título y una portada a priori poco atractivos para mí-, conseguía un resultado tan fuera de lo común.

Conocí después a su joven autora en una tertulia organizada por la Universidad Francisco de Vitoria y me sentí cautivado al escucharle desvelar, con muchísima naturalidad,  su historia personal, la génesis del éxito de la novela -también poco convencional-, y las claves de un relato que, claramente y como ella nos confirmó aquel día, permite niveles de lectura muy diferentes.

Sigue leyendo

El legado de Carlos Abascal, un católico en la política mexicana: “Gobernar es amar”

La reciente publicación de una completa biografía del político mexicano Carlos María Abascal Carranza (1949-2008), obra de la historiadora María Luisa Aspe, me da pie a recuperar para los lectores de Actuall una de las figuras de la política de los últimos años, a nivel mundial, a mi juicio más admirables.

En esta España del descrédito de la clase política y el vacío de principios verdaderos en el espacio público, es urgente dar a conocer ejemplos de congruencia vital, compromiso público con los valores del humanismo cristiano y, a la vez, pragmatismo político, como el que representó Abascal a lo largo de toda su trayectoria y, de modo más notorio, en el desempeño consecutivo de las carteras de Trabajo y Gobernación en el sexenio del presidente Vicente Fox (2000-2006).

Sigue leyendo

Mis lecturas. “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl: claves del arte de vivir

Hay libros que conviene tener a mano para volver sobre ellos y para prestarlos todo lo que sea posible. El hombre en busca de sentido, del psiquiatra austríaco Viktor Frankl, es para mí uno de ellos (*). Más aún: es un libro capaz de cambiar una vida para bien.

Suelo apuntar esta lectura  en los cursos para directivos y mandos de empresas. Y si el contenido de la formación aborda temas directamente relacionados con la identidad o el crecimiento personal -cosa cada vez más habitual en el mundo de la empresa-, utilizo también el vídeo de una breve entrevista con Frankl en la televisión austríaca. En ella se sintetiza lo fundamental del pensamiento del creador de la logoterapia, proporcionando anclajes serios sobre los que construir el desarrollo humano, también en el terreno profesional.

Sigue leyendo

Mis lecturas. «Matar a un ruiseñor»: el itinerario de la empatía

Matar a un ruiseñor, publicada en 1960 por la escritora estadounidense Harper Lee,  es no solo una encantadora novela de la que disfrutar sino también una propuesta pedagógica para aprender sobre lo que uno de sus protagonistas llama las realidades de la vida.

Es curioso, por lo demás, que esta obra literaria, pese al éxito que alcanzó en su momento -tanto en EEUU, donde fue Premio Pulitzer, como en España-, haya quedado después bastante olvidada. Paradójicamente y como sugiere mi hija Ichi, quizá tenga algo que ver ese eclipse  con la celebridad alcanzada por su magnífica versión cinematógrafica, que, dirigida en 1962 por Robert Mulligan y protagonizada por Gregory Peck, fue galardonada con tres Premios Óscar.

Sigue leyendo

Mis lecturas. “La Tigresa y el Acróbata”, de Susanna Tamaro: el descubrimiento del sentido

La Tigresa y el Acróbata (1), la última novedad editorial de Susanna Tamaro, es un cuento para adultos al que se ha comparado con El Principito de Saint-Exúpery.

Y sí, después de disfrutar de la nueva creación de la escritora italiana, también yo creo que hay una conexión entre ambas narraciones. No solamente por su género literario sino, sobre todo, por una similar filosofía de fondo sobre la condición humana.

La Tigresa y el Acróbata es la historia, rebosante de ternura, de la vida de una tigresa de la Taiga siberiana. Una vida que, casi desde las primeras orientaciones de su madre y de su padre ausente, es el recorrido de un difícil camino para la búsqueda y conquista del propio Reino. Un Reino que que se inicia en el punto exacto en que se inician todos los días.

Sigue leyendo

Mis lecturas. “Patria”, de Fernando Aramburu: la derrota literaria de ETA

La novela Patria (*), del escritor donostiarra Fernando Aramburu, se ha convertido en el fenómeno literario del año y quizá de la década; los elogios son unánimes.

Reconozco que me motivan poco tales consensos generales. Cuántas veces son solo el resultado de formidables campañas publicitarias. Pero ahora puedo hablar desde mi propia experiencia de lectura de esta novela y me sumo, desde luego, al elogio general. En efecto, también a mí Patria me ha parecido magnífica.

Sigue leyendo