Poza de la Sal en la literatura: “Viaje por España”, de Andrea Navagero

Andrea Navagero

Detalle del famoso cuadro de Rafael “Retrato de Andrea de Navagero y Agostino Beazzano”, 1516 (Galeria Doria Pamphili, Roma)

Escrita por Andrea Navagero -poeta, humanista y embajador veneciano ante Carlos I, retratado en un famoso cuadro de Rafael-, “Viaje por España” es una obra de gran relevancia desde diferentes puntos de vista. En concreto, Poza de la Sal aparece en ella como centro de un episodio que pertenece a la Historia universal: la retención en 1528 de los embajadores de la Liga de Gognac o clementina  ante la corte del emperador Carlos V,

Las referencias sobre la villa de Poza y su entorno son también de un grandísimo interés arqueológico, como ocurre con otros lugares de la geografía española que aparecen en el relato de Navagero (1).

El Viaje a España y a Francia

Sobre este libro y su autor puede leerse lo siguiente en la Biblioteca Virtual Cervantes:

Navagero, Navajero o Navagiero (1483-1529), era un patricio veneciano, humanista e historiador, que fue embajador de su república ante Carlos I para gestionar un tratado de paz entre la Señoría veneciana y España. La estancia de Navagero en España nos la cuenta él mismo, por un lado en un magnífico relato de viaje y, de otra, a través de cinco cartas dirigidas desde España al geógrafo Giambattista Ramusio. Al parecer, Navagero conoció en Granada a Boscán y le recomendó el uso del verso endecasílabo, siguiendo la moda italiana del Dante y Petrarca. El relato de Navagero por España se halla en la Biblioteca Nacional de Madrid, 21, según Farinelli, y fue publicado en Venecia en el año 1563.

Portada original de Il Viaggio fatto in Spagna et in Francia de Andrea Navagero, en su primera edición italiana de 1563.

El relato de su viaje y la correspondencia fue traducido al castellano por Antonio María Fabié, de la Academia de la Historia, según Fouché-Delbosc en sus Libros de Antaño, vol. VIII (op. cit.). El extracto del Viaje por España de A. Navagero, en Euskal-Erria, marzo de 1897. Otro estudio citado por Farinelli es el de G. M. Malvezzi, Andrea Navagero alla corte di Spagna, Pinerolo, 1871. Al parecer, y según recoge Farinelli de G. Facchiotti, Il manoscritti italiani in Inghilterra, existen varias cartas diplomáticas inéditas de Navagero. Fouché-Delbosc añade el comentario realizado, sobre la vida y obra de Navagero, por Emanuele Antonio Cicogna Veneziano Venecia Presso la tipografía Andreola, MDCCCLV. Existe edición contemporánea de su relato: Viaje por España, Andrés Navagero, Turner, Madrid, 1983. Prólogo de Ángel González García y otra de José García Mercadal en Viajes de extranjeros por España y Portugal, op. cit., vol. II.

Primera edición en español del Viaje por España de Navagero, debida a Antonio María Fabié y publicada en Libros de Antaño de la Librería de los Bibliófilos (1879).

García Mercadal señala, además, que en 1718 los hermanos Volpi editaron lujosamente la obra de Navagero en Padua. En 1754 la tipografía remodiniana de Venecia dio una segunda edición de aquellas, más modesta. En las dos aparecen un estudio biográfico y crítico redactado por los hermanos Volpi sobre Navagero y su tiempo (2).

Portada de la moderna edición de Turner (1983)

 

El contexto de la guerra en Italia

Poza aparece en el relato (ns. 80 a 87) en el contexto de la guerra entre España y Francia por su predominio en la península italiana. Las tropas imperiales de Carlos V habían conseguido una gran victoria en Pavía (25 de febrero de 1525) siendo el rey de Francia, Francisco I, hecho prisionero y conducido a Madrid.

Las negociaciones iniciadas entonces culminarán con el tratado de Madrid (14 de enero de 1526), por el que el rey francés se comprometía a devolver al Emperador el ducado de Borgoña, a renunciar a Italia y a no entrometerse en Flandes.

Conseguida por el monarca francés su libertad y una vez consigue regresar a Paris, incumple lo pactado y se enfenta nuevamente al Emperador con sus aliados de la Liga de Cognac o clementina, impulsada por el Papa Clemente VII  el 22 de mayo de 1526. La liga estaba integrada por el propio Papa, Francia, Inglaterra, Venecia, Florencia y el Ducado de Milán.

Durante esta guerra de todos contra Carlos V se produciría el famoso Sacco de Roma por tropas mercenarias y la prisión del papa Clemente VII (6 de mayo de 1527). Meses antes, el 29 de agosto de 1526, los otomanos de Solimán el Magnífico -con el que Francisco I había establecido una cierta entente- habían derrotado al rey Luis II de Hungría en la batalla de Mohács, iniciando su aproximación a Viena.

Andrea Navagero Opera Omnia

Grabado que aparece en la edición de la “Opera omnia” de A. Navagero, publicada en Venecia en 1754.

La Corte imperial, en la ciudad de Burgos

Navagero había arribado a la Corte imperial, en ese momento en Toledo, el 11 de julio de 1525. Su misión diplomática no era sencilla para un hombre honesto y sensible como él: después de la derrota francesa de Pavía, salvar la cara de una Venecia que desconfiaba de Carlos V, y  ganar tiempo simulando intentos de llegar a una paz acordada. Se ha dicho que quizá esa contradicción entre la personalidad de Navagero y  la pretensión de la Señoría veneciana explique que la crónica reflejada en el Viaje apenas haga mención de acontecimientos de significación política, conteniendo en cambio una atractiva narración de las cosas que llamaron su atención  en los diferentes lugares que recorrió.

Pero volviendo ahora a Poza, cuenta Navagero en su libro que desde el 17 de octubre de 1527 la Corte imperial se instaló en la ciudad de Burgos y allí los embajadores de la Liga negociaban con Carlos V para tratar de ajustar la paz. El 21 de enero de 1528, viendo que estos intentos diplomáticos no llegaban a buen término, los embajadores de la Liga deciden regresar a sus respectivos lugares de origen, pero Carlos I ordena retenerlos y que sean conducidos a Poza hasta que los embajadores imperiales en Francia y en Venecia pudieran regresar a España.

El día 22, por la mañana, los heraldos de Francia e Inglaterra declararon formalmente, en nombre de la Liga, la guerra a España. Después de comer de ese mismo día, los embajadores de Francia, Florencia y Venecia emprendieron el viaje a Poza, custodiados por Lope Hurtado de Mendoza y la guardia imperial, haciendo noche en lo que hoy es Villa Verde (hoy, Villaverde-Peñahoradada).

Casi cuarenta días en Poza

El 23 de enero llegaron los referidos embajadores a Poza, entonces bien amurallada. El 20 de febrero se unieron también los de Inglaterra y Milán, permaneciendo todos en la villa hasta el 19 de mayo de 1528.

Naturalmente, el estilo de vida exquisito y refinado de Navagero no se adaptó bien a las asperezas de Poza, que, para colmo, acogió a tan ilustres huéspedes en pleno invierno. El veneciano no disimula en su relato el disgusto con nuestro pueblo, al que irónicamente se refiere como  aquel cómodo y apacible lugar.

Esta parte del texto del Viaje, interesantísima, narra a grandes trazos su cautiverio y menciona -y, en algunos casos describe-  cómo eran Poza y sus alrededores en el siglo XVI. Son importantes la referencias al castillo y al palacio del Señor de Rojas, a los monasterios de la Asunción de Castil de Lences, San Bernardino y San Salvador, en Oña, y, sobre todo, a  las ruinas de la que los pozanos conocían entonces, según testimonia Navagero, como “Ciudad del Milagro” (n.86).

Debe señalarse que dicha población, situada en la explanada existente entre el cerro del Milagro y el río Homino, era la antigua ciudad romana de Flaviaugusta. Sus últimos restos, descritos por el arqueólogo Julio Martínez Santa-Olalla,  fueron arrasados en 1928 con motivo de la construcción del Ferrocarril Santander-Mediterráneo.

Restos del Palacio de los Rojas, en Poza de la Sal (Burgos), en el que permanecieron retenidos los embajadores de Francia en la Corte de Carlos V.

Entre otros detalles de la “Ciudad del Milagro”, Navagero menciona el acueducto que conducía hasta allí agua desde detrás de Poza y los restos de un templo todavía en pie dedicado al dios Suttunio que formaba parte de la iglesia, ya desaparecida, de Nuestra Señora la Vieja. Esa misteriosa deidad celtíbera, de la que no hay más referencias, la recoge Menéndez Pelayo en los Preliminares (3) de su monumental Historia de los Heterodoxos Españoles. El gran sabio santanderio dejó también, por cierto, testimonio escrito de su elevado concepto de Navagero y del Viaje (4).

Jaime Urcelay

(Actualizada el 30/12/2017. Publiqué, sin firma, una primera versión de esta nota en agosto de 2009 en mi anterior blog “Peñas Arriba”).

(1) El profesor de la Universidad de Tours Raymond Chevallier publicó en 1997 un trabajo sobre el valor para la arqueología del “Viaje por España” de Navagero: Un panorama de l’archéologie espagnole au XVI siècle: note sur le Voyage en Espagne d’Andrea Navagero (1524-1526), Mélanges de la Casa de Velázquez, Tomo XXVII-1, Madrid, 1997. En el ensayo se contienen dos menciones a los vestigios arqueológicos de Pozza, que es como Poza de la Sal aparece en el original de Navagero. La nota 35 de Chevallier me hace dudar si localiza bien Pozza.

(2) La nota de Biblioteca Virtual Cervantes omite la importante edición en español del Viaje publicado como obra independiente por Castalia en 1951, cuya traducción y estudio preliminar son debidos al diplomático José María Alonso Gamo.  A diferencia de García Mercadal, que transcribe la traducción y las notas de la edición de Fabié, Alonso realiza una nueva traducción desde el original italiano, con notables diferencias respecto a aquella. Además, la edición de Castalia incluye la parte del relato correspondiente al viaje de Navagero por Francia. La de Turner de 1983 reproduce también la primera traducción de Fabié.

(3) Libro Primero, Capítulo Primero.

(4) Vid.  Antología de poetas líricos castellanos desde la formación del idioma hasta nuestros días, vol. 13. La referencia aparece a propósito de la importante influencia de Navagero en el poeta español Juan Boscán.

Anuncios

Un comentario en “Poza de la Sal en la literatura: “Viaje por España”, de Andrea Navagero

  1. Pingback: Poza de la Sal en la literatura: VIAJE POR ESPAÑA (1524-1526), de Andrea Navagero | Salionca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s