Los pleitos de hidalguía en Guipúzcoa. Expedientes del apellido Ucelay o Urcelay (y II)

Repostero perteneciente a mi familia con las armas del apellido Ucelay o Urcelay

Explicada en la primera parte de esta entrada la finalidad y el contenido de los expedientes de hidalguía en Guipúzcoa, puede entenderse bien hasta qué punto estos documentos resultan fundamentales para la investigación genealógica de un apellido de aquel origen y para la reconstrucción de ramas familiares. En ellos encontramos, en efecto, muchísima información útil.

Hay que tener en cuenta que la elaboración de los expedientes de hidalguía se remonta nada menos que a la segunda mitad del siglo XV. Las Juntas Generales de Guipúzcoa fueron diciendo cómo tenían que instruirse, hasta que en 1773 se llega a la redacción de un procedimiento uniforme. Va además unido al mandato a todas las villas para que elaborasen su propio Libro de Matrícula o Padrón de Hijosdalgo, obligando a las familias que no estuvieran en regla a formar expediente probatorio (Instrucción de Olabe).

Sigue leyendo

Anuncios

La casa y solar de Ucelay o Urcelay, en Zumarraga (Gipuzkoa)

portadaEstas pasadas Navidades he dado por terminada mi investigación -no poco laboriosa- sobre la casa y solar del apellido Ucelay o Urcelay en Zumarraga (Gipuzkoa).

Creo con ello haber completado bastante -y corregido en algunos aspectos-,  en base a nuevos documentos, lo que sobre los orígenes de nuestro apellido se había publicado hasta ahora, particularmente desde que a finales del siglo XIX vio la luz el Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa según el orden de sus familias pobladoras, del gran genealogista vasco Juan Carlos de Guerra.

Entiendo que también puede resultar significativo lo que he conseguido determinar sobre la sucesión en la titularidad de la casa y solar de Ucelay o Urcelay a lo largo de los últimos siglos y sobre su  localización física en la actual calle Kalebarren, el antiguo barrio de Zubiaurre de la villa zumarragatarra.

Sigue leyendo

El escudo de armas del apellido Urcelay o Ucelay

Repostero de grandes dimensiones con el escudo del apellido Urcelay, propiedad de mi familia

El escudo de armas es, junto con el solar y el apellido, una de las circunstancias que caracterizan exteriormente la antigua familia vascongada. El estudioso Juan Carlos de Guerra destaca, además, que el uso de los blasones probablemente se implantó en tierras vascongadas antes que en el resto de España, en concreto en los siglos XI y XII por influjo de Francia y Alemania.

En el prólogo de su imprescindible obra Estudios de Heráldica Vasca (Librería de J. Baroja e Hijos, San Sebastián, 1910), Guerra escribe:

Sigue leyendo

El apellido Urcelay o Ucelay en 1390: Iohan de Huçelay y Pero de Huçelay, “omes buenos” vecinos de Villarreal

escudo-feten1Doy cuenta de una nueva mención del apellido Urcelay (en este caso, en su variante Huçelay) en el siglo XIV, que se añade a la ya conocida de la Escritura de Concordia de Zumaraga y Villarreal de 11 de diciembre de 1383 en la que aparece citado Martin de Urcelay como uno de los vecinos de Zumárraga (ver Martín de Urcelay y los orígenes de la villa de Zumarraga. La Escritura de Concordia de  1383).

Sigue leyendo

El apellido Urcelay o Ucelay en el “Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa según el orden de las familias pobladoras” (1895)

Juan Carlos de Guerra2

Juan Carlos de Guerra (1860-1941)

Con toda razón se ha dicho que el Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa según el orden de sus familias pobladoras, del genealogista y heraldista donostiarra Juan Carlos de Guerra (1860-1941) es, con diferencia, lo más sobresaliente de la genealogía científica de Guipúzcoa.

La obra, que comprende más de 3.400 familias, fue publicada originariamente entre 1895 y 1912 en  Euskal – Erria Revista Bascongada, editada en San Sebastián. En 1928 se reeditó en un solo volumen. En ella se inspiran las obras modernas de referencia sobre genealogía de apellidos vascos y, en concreto, las de los hermanos García-Carraffa y Mogrobejo.

Sigue leyendo

Martín de Urcelay en los orígenes de la villa de Zumarraga. La Escritura de Concordia de 1383

Ermita La Antigua Zumárraga

Ermita de Ntra. Señora de la Antigua, al pie del Monte Beloki

La villa guipuzcoana de Zumarraga (1), enclavada en el Alto Valle del Urola, cuna del apellido y linaje de los Urcelay, aparece por vez primera documentada en la historia en el año 1366.

En esa fecha, el pretendiente al trono de Castilla, Enrique de Trastamara, donó al Señor de Lazcano el monasterio de Zumarraga, con sus tierras y rentas, origen del primer templo parroquial, Santa María, hoy conocido como ermita de La Antigua. En torno a él, en la ladera del monte Beloki, se agrupaban las familias y caseríos dispersos de la Universidad “independiente” de Zumarraga.

Sigue leyendo