Los lavaderos de Poza de la Sal, un singular conjunto etnográfico (I)

Lavaderos Poza de la Sal 1

Panorámica general del conjunto de Fuente Vieja, en Poza de la Sal

El conjunto de Fuente Vieja o Fuente Buena, que conocemos por los lavaderos, es posiblemente uno de los lugares más representativos de la villa de Poza de la Sal (Burgos).

Es también uno de mis rincones favoritos en este pueblo, entre otras cosas porque ahí solían empezar y terminar nuestras gloriosas excusiones por las salinas, el puente verde, la calzada romana, la Magdalena y El Castellar, que ingenuamente creíamos –por tradición oral de nuestros mayores- un viejo volcán apagado.

Pero junto a estos aspectos más o menos emocionales, a los que amamos Poza no debe pasarnos desapercibido que se trata de un completo conjunto etnográfico –es decir, una expresión de la cultura y las costumbres de nuestro pueblo- de singular interés.

las fuentes de burgos

Portada del libro de Elías Rubio Arquitectura del agua. Fuentes de la provincia de Burgos

Tenemos la suerte de que Elías Rubio, un estudioso enamorado de la historia y la etnografía de la provincia de Burgos (recomiendo sus interesantísimos libros y frecuentar su blog http://arqytrad.blogspot.com.es/), ha prestado mucha atención a nuestros lavaderos pozanos en su libro Arquitectura del agua. Fuentes de la provincia de Burgos (Editorial E. Marcos, Burgos, 1994).

No en vano, Rubio considera que la extraordinaria importancia que tuvo esta fuente y los numerosos elementos adicionales que la componen, necesarios para la vida cotidiana de la villa salinera, hacen de ella (…) el más completo conjunto etnográfico de la provincia referido al aprovechamiento del agua de las fuentes.

De este buen libro he seleccionado algunos datos curiosos que quiero compartir en las siguientes líneas. Añadiré también algunas otras informaciones de mi propia cosecha o tomados de fuentes que oportunamente citaré.

Un conjunto bien conservado

Los lavaderos están situados, como saben bien los que han visitado Poza, en la parte más baja del pueblo, muy cerca del edificio de la Administración de Salinas, en el camino que une el casco urbano de la villa con el barrio de Los Corrales, debajo de la carretera que sale del pueblo en dirección al Paramo de Masa. Allí se cruzan también las aguas del Torca (lo que siempre conocimos como La Torca), el río que baja del valle de las salinas (el Rusalado) para acabar encontrándose con el Homino.

Lavaderos Poza de la Sal 3

Las pilas para lavado de ropa en el conjunto de Fuente Vieja, Poza de la Sal. Al fondo, el monumento a Félix Rodríguez de la Fuente

El estado de conservación del conjunto es muy bueno, especialmente desde que la zona se adecentó en 1991 por el Ayuntamiento, añadiendo además unos pequeños jardines dedicados a  Félix Rodríguez de la Fuente a los que se trasladó el busto que desde 1972 estaba en las antiguas escuelas. Se colocaron también dos ruedas de molino y hay ahora también unos magníficos paneles con las diferentes rutas que pueden seguirse para conocer Poza y su entorno.

Rubio destaca que es común en la provincia de Burgos que las fuentes públicas vayan acompañadas de lavaderos y abrevaderos. Y de entre estos conjuntos el de Poza de la Sal es, a su juicio, el más espectacular y complejo. (…) No sólo fue concebido para el tradicional uso público de las personas y los animales, sino que, además, con la inclusión de sencillos acueductos las aguas sobrantes de lavaderos y abrevaderos dieron vida a cierta industria pozana y sirvieron también para el riego de las huertas.

Caños de salida del agua en la pared, debajo de la carretera. Fuente Vieja, en Poza de la Sal

El caudal que alimenta el complejo brota de dos pares de caños situados en la pared rocosa, revestida de sillería, que se encuentra debajo de la citada carretera del Páramo. Uno de los pares, según se puede apreciar en la fotografía, está enclavado en una especie de cueva que recuerda las fuentes romanas.

El conjunto consta de cuatro pilas de lavado de buena piedra, un abrevadero y diversos canalillos de comunicación, así como de un acueducto final por donde, antiguamente, el agua sobrante era dirigida a algunos artefactos fabriles que hubo en el valle salinero. En la actualidad, esta agua es aprovechada por una Hermandad de Regantes para riego de las huertas próximas.

(Continuará)

Jaime Urcelay

Ver la segunda parte de esta entrada en Los lavaderos de Poza de la Sal, un singular conjunto etnográfico (II).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s