“Magdalena penitente” de Murillo (II). El lienzo original del The Minneapolis Institute of Arts

El granito de arena RContinuando con los resultados de la investigación sobre el “enigma” familiar en torno a uno de los cuadros dedicados por Murillo a la “Magdalena penitente”, presento ahora la información sobre el lienzo original, propiedad desde 1982 del The Minneapolis Institute of Arts.

Ocasión habrá, en sucesivos escritos, de explicar como llegamos a él en 1996 a través de una pista insospechada: la portada de “El granito de arena”, revista del Corazón Eucarístico de Jesús, la obra del Obispo Manuel González. El crédito de dicha portada rezaba así: “Magdalena. Le Havre. Bourdet”. Tiempo habrá también de plantear como este pequeño hallazgo orientó los siguientes pasos, a través de los cuales se abrirían nuevas preguntas todavía no resueltas…

II. EL LIENZO ORIGINAL DE THE MINNEAPOLIS INSTITUTE OF ARTS

En 1982 The Minneapolis Institute of Arts (MIA), de Minneapolis, Minnesota (Estados Unidos), adquirió el lienzo original de Murillo “Magdalena penitente”.

En el ineludible catálogo de Diego Angulo (“Murillo”, Madrid, 1981) el cuadro aparece localizado en “Le Havre. Bourdet”. Es el número 358 del volumen II (“Catálogo crítico”), en el que con referencia a Bourdet reseña “C. 370?” y las medidas “122,5 x 107?”. En el volumen III del catálogo (“Láminas”) aparece reproducido en color como lámina 147.

El precio de la operación fue, según información que en su día facilitó el propio MIA, de 250.000 dólares.

El cuadro, un óleo sobre lienzo cuyas dimensiones son 123,2 cm x 108,0 cm, está expuesto en dicho museo con el nombre en inglés de “Penitent Magdelene”. Su número de inventario es el 82.23.

Corresponde (“Credit”) a The Bergmann Richards Memorial Fund in memory of Marguerite Sexton Richards. En la ficha del museo figura fechado entre 1650 y 1665, siguiendo el criterio de August L. Mayer (1923, 37, 290). Angulo  lo data “hacia 1660”.

El lienzo está marcado en su parte inferior izquierda con el número “629” y en la parte inferior derecha con una flor de lis.

The Minneapolis Institute of Arts

“Magdalena Penitente”. B.E. Murillo. c. 1650-1665. The Minneapolis Institute of Arts

Este es el texto explicativo de la obra que en la actualidad ofrece la página web del MIA:

Durante su vida, Bartolomé Esteban Murillo produjo siete pinturas conocidas de Santa María Magdalena. Cinco de estas pinturas, incluida esta Magdalena Penitente, la muestran en la caverna a la que se retiró en penitencia durante los años finales de su vida. Aquí, la Magdalena es mostrada sujetando su túnica púrpura y levantando su mirada hacia la brillante luz divina que desciende sobre ella. Dos atributos de María Magdalena están desplegados en la roca próxima a ella: la calavera, que sirve como un recordatorio de la inevitable muerte, y la cruz, que es símbolo de su personal devoción a Cristo y sus enseñanzas. Las marcas de la parte inferior del lienzo, el número 629 y el símbolo de la flor de lis, indican que la Magdalena penitente era el registro número 629 en el real inventario de la Reina de España Isabel de Farnesio.

El enigma de la procedencia de “Magdalena penitente”

La misma página del MIA indica que la procedencia de la obra “no está disponible”.

Lo cierto en todo caso es que la trayectoria del cuadro no es del todo clara. Influye en ello, entre otras razones, la confusión que introduce la copia existente en Museo del Prado, también de gran calidad y cuya única diferencia evidente a primera vista con el original es la incorporación de un grupo de tres ángeles músicos en el ángulo superior izquierdo de la pintura.

Ya hemos visto que el museo atribuye la obra a la colección de Isabel de Farnesio, la segunda esposa de Felipe V, el primer Borbón que reina en España. La prueba evidente es la flor de lis en el lado inferior derecho del lienzo.

En efecto, en el inventario de Domenico Mª Sani realizado en 1746 del Palacio de La Granja se separaron las pinturas del Rey y las de la Reina. Las primeras fueron marcadas con una cruz de San Andrés de color blanco y las de la Reina con la flor de lis farnesiana. Así puede comprobarse en algunas de las obras que, procedentes de su importante colección, se encuentran hoy en el Museo del Prado.

Este dato, nos conduce a la historia de la ampliación de la colección de pintura española de la Reina durante la estancia de la corte en Sevilla entre los años 1729 y 1733 y, en concreto, a su adquisición de cuadros de Murillo. En el libro “Murillo: pinturas de la colección Isabel de Farnesio en el Museo del Prado”, editado con motivo de la exposición en el Hospital de los Venerables de 1996, hay bastantes datos sobre la formación de dicha colección en los años pasados por la corte española en Sevilla “para distraer al rey de su estado melancólico”.

Isabel de Farnesio se sintió en ese tiempo muy atraida por el genio sevillano, visitando los  lugares sevillanos que exhibían cuadros suyos. Asesorada por los pintores Jean Ranc y Domingo Martínez, compró cuantos lienzos le fue posible, aunque no en todos los casos resultarían ser originales.

Después se llevaron al Palacio de La Granja. Entre ellos es muy posible que estuvieran tanto el original de la “Magdalena penitente”, hoy en The Minneapolis Institute of Arts, como su copia perteneciente al fondo del Museo del Prado.

Cronología del cuadro

En 2006 la propia página web del MIA ofrecía algunos datos que pueden ayudar a reconstruir el confuso itinerario de esta obra de Murillo. Estaban tomados, de manera un poco desordenada, del libro de Angulo, sobre el cual es necesario siempre volver por ser el mejor y más extenso estudioso del ingente y disperso patrimonio murillesco.

Parece claro, por de pronto, que el original de la “Magdalena penitente” estuvo bastantes años en Inglaterra, donde, como es sabido, Murillo fue pronto muy admirado.

Cómo llegó el cuadro allí es algo que desconocemos pero hay que pensar en un contexto en el que ya en el siglo XVIII mercaderes y diplomáticos ingleses volvían de España con pinturas del artista sevillano en sus maletas.

Será, sin embargo, durante los años de la Guerra de la Independencia, en el inicio del siglo XIX, cuando un gran número de obras salieron de España, en su mayor parte expoliadas por las tropas francesas, aunque no faltaron las que viajaron directamente a Inglaterra. Por ejemplo, el Duque de Wellington -que luchó al lado de los españoles- recibió nada menos que 165 pinturas españolas, de las cuales 12 estaban atribuidas a Murillo. Se sabe también que desde Inglaterra se envió a compradores que sacaron ventaja del estado de guerra en la península.

A mediados del siglo XIX coleccionistas ingleses comprarían también obras de Murillo y otros artistas españoles procedentes de Francia.

Parece, pues, que no faltan vías por las que el cuadro pudo salir de España. Sea cual fuere el camino de la “Magdalena penitente” desde la Colección de la Reina Isabel de Franesio hasta Inglaterra, lo que sí disponemos en el “Catálogo crítico” de Angulo es de las siguientes referencias (“Vª” es la inicial de “venta”):

1846. IV. 5. Londres. Vª. Edward Higgison, núm. 190. Retirado en £ 294.-

1853. Exp. British Institution W. Beaumont.-

1860. II. Vª. E. Higgison. Saltmarshe, en Christie. £ 267.15. Lo compra Beaumont.-

1883. Wentworth B. Beaumont Esq. 47 1/2 x 47 1/2= 121 x 121. Curtis, núm. 370.- (1)

1891. Justi, 1891, 167 y en Murillo, 1904, 23.

Sobre Karl Justi afirma también Angulo que este experto vio el cuadro antes de 1891 en poder de Beaumont Esq. en Londres, considerándolo el original de la copia del Prado (num. 901, hoy 1008) y elogiándolo como uno de los mejores del pintor existentes en Inglaterra. Se extraño que existiesen dos originales de tan alta calidad.

August L. Mayer, dice también Angulo, conoció este cuadro antes de 1923, que calificó de excelente, pero solo pudo reproducir la copia del Museo del Prado.

Respecto a la llegada a Le Havre no hay datos en Angulo. Tan sólo afirma que han sido inútiles las gestiones por mi realizadas para localizarlo en Le Havre, pero posteriormente ha aparecido en el comercio.

Y así llegamos a 1982 en que el MIA compra el cuadro, quizá a través de un marchante de arte italiano (¿Silvano Lodi, de Campione d’Italia Gallery?).

060820_mia153_002-1650x600

The Minneapolis Institute of Arts, en Minneapolis, Minnesota, EEUU.

“Magdalena penitente” en la bibliografía

Reseñar tan solo que, además de las referencias ya citadas a propósito del autorizado catálogo de Angulo, nuestra obra figura en la pág. 93 del libro de Sandra LaWall Lipsschultz “Selected Works. The Minneapolis Institute of Arts”, editado por la propia institución en 1988.

En cambio, llama la atención su ausencia en un trabajo tan completo como es “Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682). Paintings from American collections” (2), editado en 2002 a propósito de la primera exposición realizada en los Estados Unidos sobre las pinturas de Murillo de las colecciones norteamericanas, por iniciativa del Kimbell Art Museum en colaboración con Los Angeles County Museum of Art.

Jaime Urcelay

(1) “Esq.” es la abreviatura de “esquire”, escudero, el rango por debajo del de caballero. Se utiliza detrás del apellido como señal de respeto.

(2) Harry N. Abrams, Inc., Publishers, in association with the Kimbell Art Museum, Nueva York, 2002.

 (Entrada corregida y actualizada el 02/08/2017)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s