Galería (I). Ángel de Urcelay Aldalur (Zarauz, 1904 -1992), sacerdote e impulsor de la música coral

Don Ángel de Urcelay en Zarauz en un verano de los años 60. Le acompaña su amigo el compositor Francisco Escudero (Foto: ERESBIL. Archivo vasco de la música)

NOTA.- En el contexto de mi interés por todo lo relacionado con el linaje Urcelay o Ucelay (ambos, originariamente, fueron el mismo apellido), inicio con esta entrada una recopilación o galería de biografías de quienes en el linaje han tenido mayor relevancia pública.

Solo dos Urcelay o Ucelay -la arquitecta Matilde Ucelay Maórtua (Madrid, 1919-2008) y el pintor José María Ucelay Uriarte (Bermeo, 1903-1979)-  aparecen entre las 40.000 biografías de personajes relevantes en la historia de España, desde el siglo VII a. de C. hasta la actualidad, recopiladas en el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia. Pero, como tendré ocasión de presentar en esta serie, hay algunos otros Urcelay o Ucelay que han conseguido notoriedad pública, mereciendo formar parte de nuestra memoria. Alguno de fuera de nuestras fronteras, como es el caso destacado del cantante operístico mexicano Nicolás Urcelay Alonzo (Mérida, Yucatán, 1919-1959).

Uno de ellos es precisamente la personalidad con la que arranco ahora esta serie: el sacerdote y músico Ángel de Urcelay Aldalur (Zarauz, 1904-1992). Y quiero que sea el primero por una razón sentimental: en mi propia familia era considerado nuestro “pariente” con más renombre.

Sigue leyendo

Anuncios

“Viaje a Ítaca”, una estimulante metáfora de la vida

viaje2A mi admirado Antonio Sastre debo haber conocido la preciosa canción en catalán Viatge a Ítaca (Viaje a Ítaca), de Lluis Llach.

Antonio incluyó la traducción de esta versión musicada del poema original de Kavafis (1863-1933) en una conferencia inolvidable sobre El cambio personal en clave antropológica (*). En ella nos propuso los ejemplos de Ulises y Abraham “como encarnación de esperanza y de los que aprendemos algún aspecto sobre cómo afrontar los cambios con la actitud adecuada, esperanzada”.

Sigue leyendo