Medir en tiempo real el compromiso de las personas en la organización

Principito CompromisoNota.- Aceptado que el compromiso de las personas es hoy la prioridad en cualquier organización, las encuestas de clima laboral van camino de convertirse en una herramienta obsoleta y demasiado costosa. Es necesario medir el compromiso en tiempo real.

A los instrumentos para conseguirlo está dedicada la tercera y última parte de mi trabajo “Medición del clima organizacional: mucho más que las encuestas”, publicado originariamente en la revista de AEDIPE “Dirigir Personas”.

Sigue leyendo

Anuncios

Indicadores cuantitativos en la medición del clima organizacional

VELETA-VerdeNota.- Continuando con el trabajo “Medición del clima organizacional: mucho más que las encuestas”, que acabo de publicar en “Dirigir Personas”, presento hoy la segunda parte del mismo. Está dedicada a los indicadores relacionados con el clima laboral, en definitiva con el compromiso. 

Indicadores cuantitativos relacionados con el clima

Muy útil es también la atención a determinados indicadores de gestión que, sin estar enfocados directamente a la medición del clima organizacional, pueden poner de manifiesto señales o síntomas que, convenientemente analizados, nos lleven a diagnósticos de clima que permitan anticipar políticas y acciones.

Sigue leyendo

Medición del clima organizacional: mucho más que las encuestas

Dirigir Personas nº 25 II Epoca Oct 2015Nota.- La revista de AEDIPE “Dirigir Personas”, que solo se edita en papel, acaba de publicarme un extenso artículo sobre la medición del clima organizacional con herramientas complementarias o alternativas a las encuestas de clima o satisfacción laboral. Empiezo hoy a publicarlo también en este blog personal, pero lo hago por partes para que no resulte pesado. Esta es la primera entrega.

Reducir el clima organizacional a su medición a través de encuestas o estudios de clima es algo relativamente común. Y es cierto que los cuestionarios, más o menos globales, son una herramienta fundamental para “tomar la temperatura” de una plantilla y conocer, de manera sistemática, cuáles son sus percepciones respecto a las variables que pueden condicionar su satisfacción laboral o la capacidad para afrontar cambios.

Sigue leyendo